Volver a la lista

Pinacoteca del Castillo de Praga

Tours for visitors C

Pintura europea del siglo XV al siglo XVIII de las colecciones del Castillo de Praga.

Pinacoteca del Castillo de Praga

Historia de la Pinacoteca del Castillo de Praga

El emperador Rodolfo II, que en el año 1583 hizo del Castillo de Praga la metrópoli del Sacro Imperio Romano Germánico, se crió, desde su juventud, en un ambiente lleno de interés coleccionista y de la promoción de la creación artística. Su actitud positiva hacia el arte se formó bajo la influencia del rey español Felipe II, de su abuelo Fernando II y su padre Maximiliano II, y también de su tío archiduque Fernando II de Tirol. Rodolfo fue completando vehementemente las colecciones heredadas de sus antepasados, comprando obras artísticas, encargando los artistas en el extranjero y gracias a la producción de las manos de los propios artistas de la corte. Los agentes-comerciantes profesionales del arte, los embajadores imperiales en las importantes cortes europeas y los artistas de la corte durante sus viajes por Europa buscaban para él las obras artísticas. La colección, que creció rápido, requirió espacios construidos especialmente para ella. Por lo tanto en el año 1585 se empezó a construir, al lado de la muralla occidental, cuando vino el arquitecto Giovanni Gargioli al Castillo de Praga, el Edificio largo (también llamado Edificio de pasillos), terminado antes del año 1600. En la planta baja estaba situada, por ejemplo, la sala de sillas de montar, en la primera planta la cámara de arte y en la segunda planta la galería. Con esta ala de cien metros enlazó la Sala Española - galería de pintura (hoy día Galería de Rodolfo) que fue terminada en el año 1598. El recinto para las colecciones de Rodolfo fue culminado con la Sala nueva (también llamada Nueva Sala Española) para la colección de estatuas del emperador, que se empezó a construir en 1601 y se terminó en 1606. Las colecciones imperiales se empezaron a mudar a los espacios terminados en el año 1600. En la sala de sillas de montar estaba, probablemente, la colección de arneses valiosos para caballos, en los espacios de la cámara de arte estaban en los armarios, baúles, gabinetes y en las mesas las estatuas, pequeños cuadros, tomos con dibujos y obras gráficas, el arte de la Antigüedad, todos los tipos de artesanía, colecciones numismáticas, etnográficas, orientales, botánicas, zoológicas, pero también dispositivos científicos y muchos objetos más del ámbito del interés de un coleccionista, completados con la correspondiente literatura especializada. Los cuadros estaban distribuidos en la segunda planta del Pasillo largo y en la Sala Española. Había casi 3000 y estaban representados todos los maestros importantes italianos, holandeses y alemanes del pasado y de la actualidad. La parte esencial de la colección estaba formada por las obras de los pintores y escultores de la época de Rodolfo.

Después de la muerte de Rodolfo II, su sucesor Matías mandó trasladar, a escondidas, la parte esencial de las colecciones a Viena. Una parte llegó a ser la presa de Maximiliano de Baviera después de la batalla de la Montaña Blanca, una parte fue saqueada por los soldados sajones durante la ocupación de Praga en 1630. Los soldados suecos, en el año 1648, se apoderaron de lo que el guardián del tesoro Miseroni no logró depositar en los refugios seguros. Los soldados suecos dieron así una satisfacción a su reina Cristina que era amante de los artes.

Las salas vacías de las colecciones del Castillo de Praga no se quedaron sin su contenido valioso durante mucho tiempo. En el año 1650 el emperador Fernando III compró, por medio del archiduque Leopoldo Guillermo, en Amberes la colección de Lord Buckingham. Este conjunto de pinturas tenía una calidad excelente, aunque no era tan numeroso como para llenar los espacios de las galerías del Castillo de Praga. Por lo tanto lo fueron completando, sucesivamente, los envíos de pinturas desde Viena, entre las cuales había también algunas pinturas de la antigua colección de Leopoldo Guillermo. También la nueva colección del castillo tuvo un destino parecido al de su antecesora de Rodolfo. La constitución de las colecciones oficiales de Habsburgo en Viena (Stallburg, más tarde Belvedere), durante la época del emperador Carlos VI, provocó el traslado de las pinturas más valiosas allí. La falta de dinero en la caja imperial causó las ventas secretas de las pinturas a Dresde (1742, 1749).

Cuando el arquitecto Nikolaus (Nicolò) Pacassi inició la reconstrucción teresiana del Castillo de Praga, la propia pinacoteca del castillo fue cancelada y las pinturas que no se trasladaron a Viena se usaron para la decoración de las habitaciones representativas y residenciales del Nuevo Palacio. Durante este traslado se adaptaron, sin miramiento, sus dimensiones para que cupieran en la plantilla de los paneles de madera del revestimiento de las paredes. La creación de las colecciones de Viena causó otros traslados allí, aunque también la evaluación profesional de la calidad de las obras restantes de Praga, la devolución de la autoría de las obras hasta entonces anónimas y su restauración profesional. Varias obras importantes se prestaron, al final del siglo XVIII, a la Galería de Aficionados Patriotas de Artes de Praga.

Los viajes de las pinturas entre Praga y Viena no finalizaron hasta el principio del siglo XX. Después de la fundación de la República Checoslovaca se tuvo la impresión que en el Castillo de Praga ya no existía ninguna colección, por lo tanto se inició, en el año 1930, de los recursos del llamado Fondo Masaryk, la compra de pinturas para el Castillo de Praga, sobre todo obras del barroco checo y de los maestros de los siglos XIX y XX. En el año 1962 se trasladaron las pinturas de los antiguos maestros, inapropiadas para la sede de los presidentes comunistas, a la depositaría del palacio de Opočno y las obras modernas se entregaron a la Galería Nacional. Las siguientes investigaciones restauradoras artístico-históricas redescubrieron la importancia de las pinturas de la antaño famosa pinacoteca del Castillo de Praga, y dieron impulso a la creación de la nueva pinacoteca, abierta en el año 1965 y ubicada en los espacios históricos por debajo de las salas, en las cuales la galería había estado ubicada antiguamente.

En el año 1998 la Administración del Castillo de Praga finalizó la extensa reconstrucción de los espacios para las exposiciones y abrió de nuevo al público la Pinacoteca del Castillo de Praga. Además, la fue enriqueciendo, sucesivamente, con varias obras que decoraron antaño las colecciones de Rodolfo. La Pinacoteca más antigua de los países checos, que tiene su sede en el Castillo de Praga a partir de las últimas décadas del siglo XVI, se presenta también a los visitantes del siglo XXI.

Fecha y lugar de celebración

Temporada de verano: 9:00-17:00 horas

Temporada de invierno: 9:00-16:00 horas

Precio de la entrada

Básico: 100 CZK

Reducido: (niños de 6 a 16 años, estudiantes de escuelas secundarias y superiores hasta los 26 años, jubilados a partir de 65 años): 50 CZK

Familiar (de 1 a 5 niños hasta 16 años y máx. 2 adultos): 200 CZK

La Pinacoteca del Castillo de Praga se puede visitar también con la entrada para el circuito de visita C.

Castillo de Praga - Circuito C

IV Exposición Tesoro de San Vito

VI Pinacoteca del Castillo de Praga

Básico: 350 CZK

Reducido: (niños de 6 a 16 años, estudiantes de escuelas secundarias y superiores hasta los 26 años, jubilados a partir de 65 años): 175 CZK

Familiar (de 1 a 5 niños hasta 16 años y máx. 2 adultos): 700 CZK

Horario | Precios de las entradas

Galería de fotos

Ubicación

Mapa del Castillo